Etiquetas


   Hola soy la mamá de Ignacio y estoy entusiasmada con esta iniciativa.
Coincidiendo con la celebración del día del libro y también al hilo  de lo que acabo de leer del mundo al revés (me encanta esa cancioncilla) voy a compartir con vosotros algunos tesoros que me enseñó mi madre.
   Hace casi 39 años cuando no se hablaba de “animación a la lectura” mi madre me leía cuentos, me recitaba canciones, me enseñaba retahílas, adivinanzas y trabalenguas. Tengo unos recuerdos maravillosos de aquellos momentos.
   Soy la mayor de 5 hermanas y fuí la primera en tener un hijo, eso me dió el privilegio de “heredar” el libro del que mi madre sacaba tantos tesoros.
Cada vez que se lo leo a mis hijos, o recitamos de memoria parte de él recuedo a mi madre (evoco esos maravillosos momentos de mi infancia) y espero que mis hijos además de adquirir el gusto por la lectura tengan recuerdos tan bonitos como yo de esos tiempos compartidos. Tiempos de calidad muchas veces en el coche de camino al cole.

“Maria Chucena techaba su choza, y un techador que por allí pasaba le dijo:- María Chucena ¿techas tu choza o techas la ajena? – Ni techo mi choza, ni techo la ajena, que techo la choza de María Chucena” Popular

“Doña Pito Piturra tiene unos guantes; doña Pito Piturra. muy elegantes. Doña Pito Piturra tiene un sombrero; Doña Pito Piturra, con un plumero. Doña Pito Piturra tiene un zapato; Doña Pito Piturra, le viene ancho. Doña Pito Piturra tiene  unos guantes; Doña Pito Piturra le están muy grandes. Doña Pito Piturra tiene unos guantes; Doña Pito Piturra, lo he dicho antes” Gloria Fuertes

Treinta caballitos blancos blancos en una colina roja, corren, muerden, estan quietos y se meten en tu boca, ¿qué es? (los dientes y las encías)

….. Besos

Anuncios