Etiquetas

,


          Lo prometido es deuda. A través de Nuria conocí un interesante artículo de la SEICAP. Os doy el enlace.

http://bit.ly/ajbjyX

http://bit.ly/b2SwRM                                                                                                                       Os cuento una vivencia de reacción alérgica en la Escuela.

    …un día cualquiera (como la canción de Antonio Vega), del curso pasado. Los niños han venido a la escuela, hemos trabajado/jugado. 
 Todo normal.
   Nada en el ambiente hace pensar que nuestro radar de peligros tenga que utilizar el turbo.
   Llega la hora de comer y Nines (una de mis supereducadoras, lo digo con todo mi cariño) baja al comedor con sus niñ@s.  
   Bien, todo como siempre.
   Iniciamos las rutinas que supone “la comida en la escuela”. Yo les vuelvo a saludar, alguno me regala un beso, nos sentamos a la mesa y comenzamos a ponernos los baberos (es importante aprender a comer correctamente, sin mancharse demasiado).
   Bueno, seguimos con la normalidad.
   Les servimos el plato, hoy paella, ¡qué guay! tiene animalitos, (a ellos les divierte) Y…a las primeras cucharadas Nines llama mi atención. Sergio se frota un ojo “como si le fuese la vida en ello “y le han salido unas ronchas rojas que crecen más deprisa que los latidos de mi corazón. ¡El ojo se empieza a cerrar!
   Ahora sí se disparan todas las alertas de mi persona.
   Primera idea, llamo a Jesús. Me indica que le dé una cucharada de Polaramine y que lo lleve al Centro Médico. Sabéis que el Centro de Salud está dos calles más arriba. Ya no pienso cojo a Sergio en brazos y salgo por la puerta, diciéndole a las chicas que se pongan en contacto con sus papás.
   A medio camino me encuentro desfallecida, tengo preocupación porque el ojo de mi pequeñito está ya totalmente cerrado.
   ¿Cómo sé qué está pasando por dentro de su cuerpecillo?
   Cuando llego me preguntan su nombre y apellidos, “por favor un médico”.
   Y hasta aquí una de las dos odiseas que vivimos el curso pasado.
   La segunda experiencia, muy similar en la reacción alérgica, en una alumna con dermatitis atópica. Precisamente el padecer la dermatitis nos había despistado en otras ocasiones, en las que la niña al terminar de comer  se ponía especialmente roja y se rascaba sin compasión su carita, manos, piernas…esta vez, mucho más fuerte en la reacción, ¡ojo cerrado!, ¡hinchazón de la cara!…al Centro de Salud. Y como a Sergio, le inyectaron adrenalina , a esperar, con observación continua, que los síntomas remitan.
   Últimamente los casos de alergias son cada vez más frecuentes en la Escuela, y no sólo las diagnosticadas sino las que se manifiestan por primera vez en el centro.  Parece ser que los casos de alergias infantiles se han casi triplicado, en las últimas décadas, en los países desarrollados. En algún artículo anterior Más sobre alimentación. 2  ,os he comentado que uno de los motivos  de que la frecuencia de primeras reacciones alérgicas en los centros puede ser el que seamos las escuelas infantiles, ahora, el lugar donde los niños toman muchos de los alimentos por primera vez.
   Cuando se me pasaron los temores de los primeros momentos me vinieron los posteriores y peores, ya con la cabeza fría.
   Hasta ahora nos hemos enfrentado a alergias diagnosticadas, en estos casos ya hay pautas establecidas, las que nos dan los padres orientados por sus pediatras. La escuela no es el mejor sitio para la atención en la enfermedad, en las dolencias, pero  las alergias exigen unos cuidados excepcionales, para que la vida de los que las padecen discurra con la mayor normalidad. En estas ocasiones, son las pautas de sus pediatras (a poder ser por escrito) y las orientaciones de los padres las que el Centro debe seguir. La información que hemos conseguido acudiendo a algunas jornadas de asociaciones de niños alérgicos. En España  contamos con buenas asociaciones, una de ellas es la de los alérgicos al gluten de los cereales. Facilitan información, tanto a padres como a colegios, analizan los alimentos porque los etiquetados, a veces no son claros e inducen a equívocos, editan libros con la relación de marcas de productos aptos para estos niños. También el sistema de seguimiento APPCC  (Análisis de Peligros, Puntos de Control Críticos) de comedores escolares regula cómo conservar, cocinar y manipular los alimentos para estos niños. Así como también tenemos muy presentes las pautas pedagógicas para que el niñ@ sea educado en su dolencia sin sentirse discriminado,  la LOE (Ley Orgánica de Educación) un poco ambigua, habla de “atención integral al alumno con necesidades específicas “
   Es importante conocer las dimensiones de los problemas para tomar las medidas ajustadas.
   Los niños alérgicos exigen un trato diferenciado, en el que hay que tener en cuenta, menús, relación con compañeros (educación en la solidaridad y respeto a la diferencia), con el resto de personal del centro (todos deben conocer la situación particular del alumno), sin que esto suponga en ningún momento discriminación.
  ”Pero…¿Porqué se dan ahora más casos de alergias? ¿Cómo actuar cuando se da la primera reacción en el centro?  ¿Cuanto tiempo tenemos para tomar las medidas necesarias? ¿Qué medicinas debemos tener? ¿Cuales podemos dar a los niños? Si las damos sin autorización de los padres ¿Podemos hacerlo?
   Preguntas  y más preguntas. Con las que aburro a Jesús un curso tras otro. Sobre las infecciones, los virus, las dietas… Y que tanto me han enseñado. A veces, con él delante, claro está, aventuro un diagnóstico, otras, se lo discuto (me encanta discutir con él) ¿Y por qué sabes eso? le digo muchas veces, él con su habitual ironía , me contesta porque “he estudiado muchos años”. No, no cuestiono esto, sólo me gusta que me cuente cuales han sido los signos que ha podido interpretar y descifrar para llegar a una conclusión. ¡Qué ilusa como si fuera fácil!   
    Así se me ocurrió el tema de este artículo, igual que a mí me ha servido su colaboración en la Escuela, no sólo en la atención a los niños sino en la información que la relación con él nos aporta, también a vosotros puede que resulte de interés su opinión sobre tantos temas que afectan a nuestros niños. Pues sí, todas esas preguntas quería traerlas al blog, seguramente también vosotros os las hagáis.
Otros enlaces de interés:  

http://www.seicap.es/documentos/archivos/Guia%20dermatitis%20padres%20190407.pdf

Asociación de celiacos de Madrid

http://www.aepnaa.org

Anuncios