Etiquetas

, ,


  Consejos de la Editorial Casals. Transcribo:

Si el niño tiene tapada la nariz y le cuesta respirar, es muy probable que se despierte por la noche, bastante nervioso. Se puede ayudar a aliviar los síntomas del resfriado con estos dos masajes.

Presiona suavemente con los dedos índices sobre cada uno de los lados de los orificios nasales. Ábrele los orificios recorriendo con los dedos la curva natural de la cara, hacia abajo y hacia fuera por debajo de los pómulos. Coloca los pulgares a cada lado de su esternón y dibuja pequeños círculos desde este punto hasta la parte superior de los brazos, como si trazaras una espiral sobre su pecho. Desliza las palmas de las manos desde el centro del pecho hacia fuera. Vuelve con las manos al centro y deslízalas por el pecho haciendo un movimiento continuo de abrir hacia fuera. Después, ponle boca abajo sobre tus piernas y dale golpecitos suaves: primero durante quince segundos en la espalda y luego durante quince segundos más en los lados.

Algún consejo más:

Al ir a dormir, tumbar en posición más erguida de lo habitual. Para ello se levanta la cabecera de la cama, un poco, con algún objeto.

Puedes limpiarle las fosas nasales con dos gotas de aceite esencial, como eucalipto o lavanda, diluidos en aceite base.

Anuncios