Etiquetas


Buenos días, seguimos en el foro.

 La escuela educa para la certidumbre: a un problema le corresponde siempre una solución.

   Los niños no son tontos, saben cuando un profesor no tiene pasión.

   Los mejores profesores son los que piensan que no lo hacen bien. Llegan a casa y piensan de qué manera mejorar.

   Yo conozco muchos docentes que jamás se preguntaron si lo hacían bien o mal, y les tengo que ver la cara todos los días.

   El reto del futuro de la educación pasa por centrarse en la calidad del itineratio, del proceso.

   Es necesario de de obsesionarnos por los resultados y disfrutar del viaje.

   El mejor regalo que podemos dar a los educadores y por tanto a los alumnos es el tiempo.

   El papel de los educadores es el de conseguir que los niños se conviertan en ciudadanos activos, seguros.

 ¿Quiénes son nuestros clientes? Nuestros alumnos.

   Un alumno se forma para la autonomía cuándo sus capacidades son reconocidas.

   Los alumnos son clientes sofisticados, no necesitan que nosotros les enseñemos: comparten, crean, buscan, descubren…

   Los adolescentes comentan los episodios a través de las redes.

   Si se aprende más fuera del aula que dentro ¿A qué estamos esperando a abrir las puertas?

   ¿Nos faltan sentimientos y pasión?

   Se ha perdido y nuestra labor como educadores es recuperarla.

   Hasta que los niños no se den cuenta del valor que la educación tiene para ellos, viven en un mundo de marketing.

   ¿El alumno cómo cliente? me refiero a lo comprometidos que están los niños en su proceso de enseñanza.

   Hemos de hacer entender a los padres que hay un cambio de paradigma que debe cubrir las necesidades reales de los niños.

   Cuando los alumnos disfrutan en clase, generalmente los padres no “se quejan” de los resultados.

   Los padres no le dicen al cirujano cómo debe operar y sí al profesor cómo debe educar.

   Muchos de los emprendedores de (éxito?) fracasaron en la educación formal, lástima no poder invertir la frase…

    Director de Comunicación Tuenti.

   Importancia del reconocimiento personal para la motivación.

   El entretenimiento y la diversión son pilares básicos para el fracaso escolar y mejorar el rendimiento.

   La tecnología y la educación, hoy en día, no se entienden.

   Tuenti se ha convertido en una de las principales pesadillas de los docentes de nuestro país. Y ¿por qué?

   La tecnología ha hecho que la profesión de docente haya cambiado más en los últimos 5 años que en los 30 anteriores.

   Youtube, el buscador más utilizado por los alumnos.

   Los contenidos que te recomiendan tus iguales son más fáciles de interiorizar que los que te imponen.

   En Internet, si juntas dos cosas que no se parecen, la tercera suele ser mejor.

   Un hiperconsumidor es alguien al que le gusta tanto nuestro contenido que decide compartirlo, ellos son la clave.

   Tuenti puede ser un espacio docente para desarrollar contenido docente, no sólo compartir ocio. “Romper la barrera del patio”

   Redes sociales como Tuenti sirven también para generar conocimiento colectivo, para hacer trabajos.

   Hay que encontrar a los chavales más proactivos para compartir la información con el resto de la comunidad estudiantil.

   Si los docentes van a las redes sociales dónde están sus alumnos, se creará un espacio de relación horizontal con ellos.

   Las redes sociales nos han enseñado que lo importante, también en educación, no sólo es informar, sino contestar.

   Los espacios sociales no tienen que ver con decir cosas sino en contestar.

   La preocupación por la falta de respeto en las redes sociales esconde miedo a la pérdida de control y de hegemonía.

    El protagonista en la red es el alumno, y son ellos los que autorizan al profesor a compartir su espacio.

 Más de 2500 millones de búsquedas, se hacen al día en Google.

   La televisión tardó más de trece años en tener el primer anuncio.

   Los cambios que trae la tecnología, en sólo un minuto se suben a tube, 25 horas de vídeo creadas por los usuarios.

   La transformación digital de la información es en gran parte responsable de los cambios vertiginosos que estamos viviendo.

   Cuatro elementos esenciales de la revista digital: capacidad de almacenamiento de información, de procesamiento, banda ancha y puntos de acceso.

   La información ahora es entendible por ordenadores que la pueden procesar rápidamente, y los accesos son múltiples.

   Los cambios tan rápidos que se han producido en la tecnología apenas se aplican en educación.

   La cuestión ahora es cómo acceder a la información que ya está en Internet.

   Pasado mañana, Internet es móvil, va a haber más tráfico a través de móviles que de ordenadores de mesa.

   Toda la información que yo necesito para trabajar ya está en la nube.

   El cambio en la educación va a venir reinventando lo que ahora haces y forzando las técnicas al máximo.

   La comunicación a través de redes sociales es mayor y más importante que la que se establece por correo electrónico.

   Entrar en el cole es como entrar en el túnel del tiempo y ahora ya es un problema para la formación. ¡Hasta se escribe con una tiza, con una piedra!

   Internet ha cambiado muchas industrias, también tiene que cambiar la educación.

   Nuestra cultura aplaude la innovación, exalta la capacidad creativa ¿Y qué hacemos en las escuelas? Nada.

   Los que ahora tienen la autoridad y el poder son los que tienen resistencia al cambio.

   En ninguna otra industria el cliente está a años luz del productor de bienes y servicios, excepto en la educación.

   Wikipedia no salió de las enciclopedias, ni la mejor información online, de los medios tradicionales. Los cambios vienen de fuera.

   Al no existir un beneficio económico inmediato, no innovamos en educación.

   La evaluación debería ser realmente continua, a través del uso por el alumno de las nuevas tecnologías, un analytics educativo.

   La innovación es algo innato, se lleva dentro. Sólo avanzarán aquellos que quieran y les dejen hacerlo.

   Internet abre, desintermedia y democratiza.

   Innovar rompiendo con todo lo hecho hasta ahora es la única posibilidad para cambiar el modelo educativo.

   Hasta aquí el resumen del acontecimiento del Forum que ha tenido lugar, este fin de semana, en Madrid. Ahora, el debate continua, o debería continuar…

Anuncios