Etiquetas


   Aún inmersa en la atmósfera generada por el Global Education Forum, celebrado este fin de semana, en Madrid. Y esperando la continuación, quería deciros en pocas líneas lo que yo he sacado en conclusión.

   Ha sido un “tirón de orejas”, muy merecido, a los educadores. Un revulsivo, que necesitábamos. La enseñanza, en España, está artrósica, anquilosada y lo que es peor aletargada. No funcionamos bien. No es opinión, sólo hay que echar un vistazo a las cifras de fracaso escolar.

   No se trata de echar culpas a nadie, pero alguien tenía que señalarnos con el dedo y decirnos “ustedes, los educadores de este país, tienen lo más valioso que se puede tener en sus manos”, el presente y el futuro de muchos chicos que son y serán la sociedad española. Hay que cambiar leyes, cambiar actitudes, cambiar procedimientos. Y lo tienen que hacer con pasión, con ilusión. ¡Hay que cambiar el paradigma! ¡Nuestros planteamientos no conectan con los chicos! Han cambiado su lenguaje, sus estrategias, sus procesos de aprendizaje y muchos no nos hemos enterado.  

   Los educadores somos gentes vocacionales, por eso estoy esperanzada y confío en nuestra capacidad para reinventarnos.

Anuncios