Etiquetas

,


Trabajando el Otoño.

   Nuestro resumen semanal. Me gustaría que su regularidad no le restase importancia a lo que os cuento del trabajo de los niños. Me gustaría que mis dotes de “escritora” fuesen lo suficientemente buenas como para transmitir  sus vivencias en la escuela. ¡Pero hay cosas que son como son y por más empeño que se ponga no se modifican mucho! De cualquier manera, os lo cuento. Luego vosotros poned de vuestra parte la imaginación, la emoción y la ilusión en su lectura.

   Seguimos inmersos en el Otoño. Los alumnos de dos años se pasean por el patio y la educadora les comenta los cambios, el cotinho, la glicina, la morera, el membrillo, las enredaderas… las hojas se ponen rojas, amarillas, marrones toda la gama de los colores cálidos. … Algunas empiezan a caer y aprovechamos para cogerlas del suelo. ¡Hay que dejar volar nuestra imaginación! En clase, las hemos pintado de colores, naranjas, amarillos, rojos. Con las manos, con la pintura de dedos. Les damos vuelta y … estampamos. ¡Magia, el Otoño en nuestro papel ! Pero no se acaba ahí, en una de las fichas de la semana, mirando la imagen hemos hecho un recorrido por el paisaje que muestra. La fotografía de arriba, es de la clase de Nines, trabajando esta ficha. De nuevo las hojitas del patio tienen una finalidad para nosotros ¿Qué os parece si las pegamos abajo, en el suelo?

   También  hemos incorporado al jardín la flor que nos pone color al Invierno, el pensamiento. ¡Tan húmildes y qué fortaleza tienen! Soportar los fríos de Madrid no es cualquier cosa.

   Otro contenido, ha sido el círculo. Con aros, con bloques lógicos, plastilina… seguimos jugando, observando las cualidades y características de esta forma geométrica.

   El Topo Lupas, nos ha acompañado esta semana, ayudando al camaleón a atrapar moscas, mejoramos nuestra coordinación oculo-manual y adquirimos destreza con “el ratón”

   Pero nada más explícito que oír a Ignacio recitar la poesía de “La ardilla”. Hace un mes estábamos con los llantos. Ahora, nos dejan con la boca abierta, encandilados ¡cómo aprenden! Quería copiaros el vídeo de Ignacio, pero la que no progresa adecuadamente soy yo. No he podido, si lo consigo, os lo mostraré.

   Los “minis”, con sus actividades para estimulación de los sentidos, el tacto, el oído… han manipulado hojas, piñas, plumas. Han escuchado el sonido del silbato, del tambor. De los animales ¿cómo hace el perro?, ¿y el gato?, ¿y el pollo? escuchan muy atentos, muestran interés y con las repeticiones alegría.

   Trabajamos la musculatura de piernas, robusteciéndonos para dentro de nada,  mantenernos de pie con ayuda. Teresa y Candela ponen mucho empeño.

   En vocabulario, hay que darle más fuerte ¡no queremos decir “papá, mamá”, empezar a unir dos sílabas.

   Los niños de un año, los más mayores, perfeccionan su capacidad de andar solos. Como la música nos envuelve, en casi todas las actividades, ya hay quien empieza a interpretar alguna melodía sencilla. Los más pequeñitos, como Noa, también hace sus primeros pinitos, en los intentos de reproducción de los sonidos de los animales. Tomás y Noa, están a punto de caramelo, en la adquisición de la marcha autónoma. Se apoyan en la mesa redonda y dan vueltas ¡les encanta!

   No quiero acabar sin agradecerle a Octubre su desprendimiento y generosidad. ¡Vaya días maravillosos! Es cuando más rico sabe el sol, cuando ya no te lo esperas. ¡Buen fin de semana!

Anuncios