Etiquetas

,


     Miércoles, 15 de Diciembre.

    Artículo que escribo en varios días. No penséis que la densidad del contenido lo requiere, es más bien la agenda que lo impone.

    Mañana vamos al circo y como siempre los nervios nos hacen cosquillas en el estómago. Las salidas fuera de la escuela son un cóctel de preocupación, emoción, ilusión y sorpresa. Siempre os comento que mis chicos fuera de estas cuatro paredes parece que se vuelven más chiquitines, cuando hacemos el tren camino del bus, sus piernecillas te parecen extremadamente cortas ¿llegaremos en algún momento al sitio que vamos? En el autocar ya ni os cuento, literalmente desaparecen tras los respaldos de adulto. Pero esa es la grandeza de su capacidad, la excursión es un reto y no sólo lo superan de forma aventajada sino que ese día crecen un palmo.

    Mañana os cuento más de nuestra aventura. Ahora os comento en qué andamos esta semana. Prácticamente, a efectos pedagógicos, el trimestre está dando sus últimos coletazos. Y me parece que fue ayer cuando hacíamos los comentarios sobre la adaptación ¿veis? todo pasa. Los objetivos de integración en el grupo, en la escuela están superados. Vienen contentos (alguno queda que por exigencias del guión paterno/filial tiene que dar a ver con su lagrimita que los brazos de mamá son superconfortables). Hemos comenzado los Proyectos, Tap Tap y Peca y Lino nos acompañan todos los días en el descubrimiento del mundo, sus contenidos, sus cualidades… hemos disfrutado de todos los recursos educativos que nos ha proporcionado el Otoño, con sus dorados, sus cambios de tiempo, sus frutos… también nos hemos hecho más conscientes de que vivimos en grupo trabajando la familia, sus miembros, la casa, la relación con sus iguales, los compañeros… Con materiales que nos han proporcionado experiencias nuevas, la pintura de dedos, el pegamento, los gomets, la lana, las ceras, los instrumentos musicales, los bits de inteligencia, las construcciones, los juguetes, los ingredientes de cocina, las hojas del jardín, el ordenador… ¡cómo se ha ampliado nuestro mundo!

    Con mucho esfuerzo, no siempre apoyado desde las casas (es una recriminación en toda regla) han aprendido a comer. No tenemos disgustos al enfrentarnos al plato porque el aprendizaje se plantea con paciencia, cariño y constancia. Somos perseverantes y los niños lo saben, no tardan en darse cuenta de que comer es un placer y saber comer es un mérito solamente de ellos que son unos campeones.

    También hemos pasado por algunos de los controles de esfínteres, como todo lo que se les plantea a los niños como novedad, se hace motivando, celebrando sus logros y dando alternativas en sus fracasos. Ingredientes para el éxito, los de siempre, el adulto es el que tiene la firmeza en la decisión, la paciencia cuando hay baches, la constancia para conseguir el hábito y el cariño y la tranquilidad de saber que se asiste al espectáculo más maravilloso que hay en la naturaleza, ver aprender a un niño.

    Con ello quiero decir que , en este momento, estamos en evaluación. O más bien en uno de sus momentos, sabéis que todos los días valoramos nuestro trabajo con los niños. De la propuesta de actividades de cada uno de los niveles, de las observaciones, de las actitudes, de los procedimientos, manipulaciones, exploraciones o experiencias realizadas por los niños/educadoras, se hacen las respectivas reflexiones, se hacen las valoraciones y se lleva un registro que nos permite hacer un seguimiento, en cualquier momento, del desarrollo del proceso de enseñanza/aprendizaje. No solemos tener mucho conflicto a la hora de reflejarlo en vuestro informe, pero es verdad que alguna vez la inmadurez de algunos de los niños, más acusada que la propia de la edad nos da mayor preocupación. Nuestro trabajo no sólo tiene el objeto de ayudar y estimular el desarrollo de los niños, también tenemos la obligación de detectar posibles déficits y hacer la labor compensadora que esté dentro de nuestras posibilidades. En estos primeros años de la vida el crecimiento da tirones en algunos aspectos y se queda más rezagado en otros. Nosotras debemos saber discernir cuando es necesaria una mayor estimulación o cuando hay que recomendar otro tipo de intervención.

    … y además vamos a comenzar un curso, de tres meses, propuesto por acade, para la discusión y fomento de la excelencia y la innovación en las escuelas privadas de Madrid. Ya os iremos comentando.

    Viernes, 17 de Diciembre.

    Ayer fue jornada de circo. Algunos de los peques relatan mejor que yo su vivencia, con su sencillez hablan de “la señora que estaba en un sitio muy alto y casi se cae y se hace pupa” , otros, cada vez que salimos del aula preguntan si vamos, de nuevo al circo, Miguel insiste “yo he ido al circo y tú no”.

    Hacía un frío de “mil demonios”, nos abrigamos y ¡en marcha! Yo tenía la ilusión del vídeo y comencé a grabar en el bus, incluso nuestra llegada, pero luego la normativa dió al traste con mis expectativas, no se pueden hacer fotos, ni vídeos. Así es que os tenéis que conformar con mi narración. El comportamiento fue exquisito, no quiero quitarles mérito, pero os puedo asegurar que su curiosidad es tan poderosa que anula cualquier posibilidad de hacer nada que no tenga que ver con empaparse de autocar, túneles, coches, espectáculo, luces… ¡y guardias de movilidad! Si, si, al llegar al sitio nos esperaban unos guardias que nos facilitaban el acceso al recinto, dándonos tranquilidad porque es una calle de mucho tráfico. Claro, con sus cascos, sus uniformes ¡vamos imponentes! Total reacciones de todos los gustos y colores, desde el susto a la atracción.

    Dentro, nos acomodaron (siempre llamamos la atención, quién no se derrite ante un “tren” de diminutos espectadores) y ya la sorpresa, la ilusión, el mundo fantástico del circo hizo todo su despliegue.

    Volvimos a la escuela cansados pero felices, deseando poder contar nuestra experiencia.

    Hasta aquí, la primera excursión del curso. Para nosotras es la más difícil porque los niños apenas están trabajados y desconocemos cuál va a ser su respuesta. Después de ayer, los alumnos de este curso, se puede decir que están bien dotados de espíritu aventurero.

    Y por último os doy un enlace que me ha gustado y encontré a través del blog Atención Temprana. Como el tema son los juguetes creo que os puede resultar interesante, lo que es seguro es que es creativo y nos pondrá a jugar.

http://www.unicef.org/colombia/pdf/juguetes.pdf

    ¡Buen fin de semana!

Anuncios