Etiquetas

,


    Hoy, me toca escribir de la parte menos bonita de mi trabajo. Esta tarde, estoy invitada por Aceim, Asociación de Centros de Educación Infantil de Madrid, a una reunión a la que asistirá  el  Subdirector de Becas y Ayudas de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid.

    La idea es que los directores de las Escuelas Infantiles Privadas podamos trasladar nuestras dudas y opiniones sobre las ayudas, a la Consejería de Educación. Como pienso que es un tema que nos afecta directamente, voy a ir y antes quiero haceros partícipes de lo que tengo previsto exponer.

    El criterio que fundamenta estas becas es el apoyo económico a las familias que elijan la Escuela Privada, para facilitar la conciliación de vida laboral y familiar. Pues bien, también yo, atendiendo a este importantísimo criterio, presentaré mis reivindicaciones:

  • El dinero público empleado en beneficio de mejora de la educación, debe atender con prioridad a los más necesitados. Son las familias en las que alguno de sus miembros se encuentra en el paro, las que debieran tener asegurada su plaza en Escuelas Públicas. Cosa que no sucede porque el criterio de selección en admisión de alumnos, de que los dos miembros de la pareja trabajen, lo impide. Los niños, hijos de estas parejas, se quedan sin plaza y, lo que es peor, y a todas luces no responde a justicia social, sin posibilidad de acceso a las Privadas.
  • Es por ello, que una medida paliativa sería que el criterio de adjudicación de becas no tuviese en cuenta el discriminatorio y, a día de hoy, injusto obstáculo de tener que contar con contrato laboral. Estoy segura de que no os tengo que contar por qué.
  • Todos pagamos impuestos y todos, de una forma o de otra, tenemos derecho a los beneficios sociales que de ese dinero dimanen.
  • Es imprescindible, que para garantizar la libertad de elección de Centro, no se margine con medidas económicas a las Escuelas Privadas.
  • Y si la precariedad de presupuesto de la Comunidad es el argumento que se esgrime, no tiene más que hacer cuentas. Nuestra plaza escolar es más rentable, nos obligaron a adecuar nuestras Escuelas hace pocos años y hoy somos capaces de una enseñanza de calidad que SÍ que ayuda a la conciliación de vida laboral y familiar.
  • Nunca les van a salir las cuentas en ocupación de plazas de Escuela Pública, al no admitir a los hijos de padres parados, dejan fuera a los necesitados, no les dan becas y no pueden acceder a las nuestras ¡Han llenado las Escuelas empezando por el tejado!
  • No se debe admitir solicitud conjunta de plaza en Escuela Pública y Beca. Una vez adjudicadas las ayudas, si el niño se hace alumno de la Pública, anula la posibilidad de disfrute de esa ayuda por parte de otro alumno que pudiera necesitarla.

    Realidad de esta política educativa, Escuelas Públicas con plazas vacantes, Escuelas Privadas sin alumnos, niños de padres en el paro sin posibilidad de acceder a ninguna de ellas.

    ¡Voy a que me lo expliquen! ¡Ojalá esté equivocada y existan argumentos que den sentido a lo que parece, no lo tiene!


Anuncios