Etiquetas

, , ,


[vimeo http://www.vimeo.com/22495253]

    Final del segundo trimestre y unas cortitas vacaciones, para airear cuerpos y mentes. En casa ya tenéis una parte del fruto del trabajo de los niños (sus carpetitas de trabajos), quizá es la parte más vistosa pero no la más importante. Sus verdaderos logros, los llevan puestos. Sus éxitos se miden en desarrollo y maduración y estoy convencida de que esos también los veis.

    Ha sido un trimestre intenso, la actividad encaminada al conocimiento de su cuerpo, a adquirir autonomía, a relacionarse con los otros, a mejorar su comunicación, a explorar y conocer el entorno.

    Antes de las vacaciones ya hemos iniciado la que será unidad y centro de interés a la vuelta, los animales y las plantas. Estamos en una estación bonita y nuestro proyecto se recrea en los abundantes estímulos que ofrece. Como siempre, acercando la realidad a los niños y con los sentidos puestos a trabajar al cien por cien. La verdad es que la primavera nos lo pone fácil.

    La escuela es un ecosistema, diverso y por eso maravilloso, en el que convivimos aprendiendo a cuidarnos y a respetarnos. Hace no mucho, hicimos una salida a Faunia, para que los chicos tuvieran la oportunidad de conocer esos animales que, en las ciudades, sólo habitan en las películas, las fotos y en los cuentos. Pero, aquí, más cerca, podemos observar a los que han decidido compartir sus vidas con las nuestras.

    Ya, alguna vez, os he hablado de Sultán, el caracol, ahora tiene compañía, se llama Ramsés. También, en su cajita, hicieron eclosión los huevos de gusanos de seda. Nosotras buscamos la lechuga, le pedimos prestadas hojas a la morera del jardín y vemos cómo se alimentan.

    En el patio, las hormigas andan, todo el día, atareadas. Tienen que buscarse, ellas solitas, la comida para resistir el invierno. Otros que viven a cuenta nuestra son los gorriones, que a base de las migas de la merienda van adquiriendo forma de alcachofa ¡Los tenemos a cientos!

    Nos gustan los mirlos, todos los años, una parejita anida en la hiedra y, en alguna ocasión, hemos podido ver a sus polluelos, de enormes bocas, siempre abiertas y que hacen algo parecido a nuestros cachorros, entrenarse para, en le futuro, poder volar.

    A la glicinia, y sólo mientras tiene flor, la vienen a visitar unos abejorros grandes, negros/azulados, preciosos. No nos molestan porque tiene mucho trabajo libando el néctar de las flores. Habrá que esperar al verano para poder disfrutar de las salamanquesas…

    Y de flores, tampoco vamos mal servidos. Esta semana, hemos comenzado el proceso para observar la germinación de las legumbres ¡la explosión de la naturaleza! Nuevas, en el jardín, son las flores de las azaleas y las rosas ya están ahí, con el color apuntando entre los sépalos. El cotinho hace honor a su sobrenombre “del árbol del humo”, ha dado la flor y su aspecto es nebuloso.

    Bueno, que me pongo a hablar de las plantas y no sé poner fin. Quería dar ambiente para el que va a ser tema protagonista a la vuelta de las vacaciones. Mientras tanto ¡disfrutad del descanso!

Anuncios