Etiquetas

, ,


    Hoy, Día del Libro, desde la Educación Infantil, esta etapa en la que se cuecen todos los ingredientes de la personalidad de un niño, queremos hacer nuestro pequeño homenaje a los que forman parte de nuestra vida en la escuela. A los que nos permiten soñar, los cuentos.

    En el 0-3, la literatura es vivida por los niños en sus facetas oral e icónica. Son la transmisión verbal y la imagen, los instrumentos de los que nos servimos los educadores para conectar con nuestro pequeños lectores.

    En el 0-3, para conseguir ese increíble vínculo emocional que forjan los cuentos entre el narrador y el niño, siempre hay que tener en cuenta que su forma de percibir es distinta de la del adulto.

    En el primer año de vida, su lectura es la de imágenes de objetos. Cuentos de colores vivos, de tela o plástico, lavables, con posibilidad de ser conocidos por la boca.

    En el segundo año, ya discriminan cualidades, se da el inicio de reconocimiento de lo que está bien o no en los comportamientos de los personajes. Cuentos breves porque deben trasladar la palabra a imagen interna y esto es aún rudimentario, de imágenes atractivas, con acciones sencillas.

    En el tercer año de vida, perciben secuencias, les encantan los personajes que les resultan familiares por ser de su entorno inmediato, también los objetos y animales que adquieren cualidades humanas, que actúan como las personas. Historias de encadenamiento lineal, basadas en la repetición que facilita su aprendizaje y recuerdo. El progresivo dominio del lenguaje implica una mayor comprensión de las secuencias.

    Los cuentos son el gran aliado del educador:

  • Involucran al niño si facilitan su participación.
  • Preparan para la vida.
  • Educan la sensibilidad.
  • Dan alas a la creatividad.
  • Forjan vínculos emocionales.
  • Contribuyen al desarrollo de conocimientos y valores.
  • Juegan con la fantasía, la sorpresa, la ilusión… la emoción.
  • Eliminan la pasividad.
  • Navegan por la sensibilidad.

    En nuestra etapa, el niño es el mejor oyente que existe, capaz de sumergirse en la historia como pocas veces en el resto de la vida se va a volver a hacer.

    No os olvidéis de que narrar con elocuencia es poner en funcionamiento todo el cuerpo, nuestras habilidades de comunicación verbal y no verbal elevadas a la máxima potencia ¡Buscamos su interés! ¡El impacto de la fantasía!

    En la imagen de inicio del post, una página de cuentos interactivos, sólo tenéis que pinchar en ella y entrar al mundo de la imaginación.

    Un enlace que os puede resultar interesante: http://www.waece.org/cuentos/

Os copio un vídeo que conocí vía una amiga tuitera, Mercedes García, @MMGR27. 

    ¡Feliz Día del Libro!

Anuncios