Etiquetas

, , ,


    Sólo cuatro días y hay que ver lo que dan de sí. En este post de vuelta, lo primero es saludaros y haceros llegar mis deseos de que las vacaciones hayan tenido el mejor de sus significados para vosotros.

    A mí, me ha dado tiempo a todo, he descansado, no quiero ocultar que mi pretensión inicial y fundamental era dormir, conseguida.

    He paseado por Madrid, qué bonito está en primavera ¡y es que me gusta tanto Madrid!

    He ido al Thyssen, exposición temporal “Heroínas, que se interesa por aquellas imágenes que pueden ser fuentes de empoderamiento (empowerment) para las propias mujeres”

    He cocinado como si me fuera la vida en ello, esta manía mía de que mis hijos no se pierdan nada de lo que yo encontré de positivo en las tradiciones familiares me complica muchas veces la vida, el potaje con rellenos, el bacalao, las torrijas… gramos y más gramos, menos mal que no está en mi agenda la operación bikini.

    Y he seguido navegando por la red. El martes, antes de acabar la jornada, en Facebook, publicaba una emoción. Sabéis que este curso hemos participado en varias propuestas colaborativas de las redes sociales, una de ellas fue el concurso convocado por el equipo de Educar, Pegar, Volar. Participamos disfrutando de principio a fin del proceso creativo de los niños

[vimeo http://www.vimeo.com/22554396]

    … y el martes, nos llegó una estupenda sorpresa, una caja mágica con material de expresión plástica y, lo más emocionante, una preciosísima carta, llena de cariño que nos agradecía la participación.

    Hoy, quiero desde el blog, devolverles, a todo el equipo, una pequeña parte del afecto con el que nos hemos visto arropados. Son iniciativas como las de Educar, Pegar, Volar las que alimentan esa capacidad tan importante, y a veces tan olvidada en la enseñanza, que es la CREATIVIDAD. Muchas gracias, nos ha gustado compartir la ilusión y la felicidad de crear.

    …más cosas, una profesora tuitera, Carmen Devesa, ha compartido lo que ella misma llama una iniciativa informal y divertida, la elaboración de un twit-recetario de TODOS, sólo tenéis que pinchar en la imagen…

    Y por último, he estado preparando el artículo que publicaré mañana, escribir en 500 palabras nuestro propósito educativo, como en el post no he podido explicaros a qué responde, hoy os lo cuento. Hace tiempo leí esto:

¡Vamos a iniciar un debate!

“Vamos a iniciar un debate que nadie pueda ignorar.

Somos una organización no partidista, un grupo de personas sin vinculación política o institucional -más allá de nuestro compromiso con la escuela- que tienen como objetivo dar impulso a un debate en torno a la pregunta: ¿Cuál es el propósito de la educación?

Con un plan de 3 años, una serie de campañas y un boletín semanal nuestra intención es dar la posibilidad a las personas de poder involucrarse e iniciar el cambio por ellos y ellas mismas, en su familia, su barrio, su ciudad y su país.

¡Involúcrate!”

     y ni corta, ni perezosa me entregué al reto de intentarlo, no me ha resultado fácil, ese límite de 500 palabras ha supuesto un renunciar a mi esencia, soy de naturaleza, vamos a decirlo en positivo, locuaz. Además me imponía abrir mi corazón ante relatos de gran peso intelectual. Bueno, así es como me gustaría que se leyera, mi voz en purpos/ed, no es más que un lamento unido a una gran ilusión, necesitamos cambiar ¡hagámoslo!

¡A por el tercer trimestre, que de trimestre sólo tiene el nombre!

Anuncios