Etiquetas

, ,


    … y llegó el viernes y con él el final del taller. Habíamos trabajado toda la semana, hombro con hombro, y sólo nos restaba disfrutar de los resultados.

    ¡Hubo alguna sorpresa!

    ¡Esplendor verbenero!

    ¡Y cariño a raudales!

    Ha sido una gran experiencia, como dice Luís, cálida y tranquila, en la que hemos aprendido disfrutando. ¡Muchísimas gracias por vuestra colaboración!

Anuncios