Etiquetas

,


  Llegó el V Encuentro de usuarios de PDI, a las ocho de la mañana del sábado 26, rumbo Peñaranda de Bracamonte, Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas.

  Como equipaje, nervios, ilusión, algunas ideas y mucho cariño.

  Una mañana de las que hacen historia, cuatro docentes, Raúl Diego Obregón, Pep Hernández, Juan Carlos Guerra y Toni Solano, muy bien arropados, creando sinergias con la exposición de proyectos que aúnan formación, creatividad y cambio. Hablan de recursos, conocimientos, imaginación, realidad aumentada, de querer a los alumnos…

 Gozo como una niña pequeña con el relato de sus historias de aula, de educación, de docencia sentida y honrosamente practicada.

  Pensamientos y sentimientos de nuestra primera visita al CITA, retoman actualidad, sin duda, “subidón” de energía ¡Atrévete, ya hay muchos docentes que aún a riesgo de que su trabajo no sea reconocido, ni considerado, o no sea el elixir que todos los males remedia, están afrontando el reto, porque necesitamos mejorar”.

  A la tarde, la coincidencia en el tiempo de comunicaciones, impide degustar a todos los compañeros. En la misma sala que fue escenario del début de Escuela enREDada en el CITA, junto a otras estupendas profesionales de la Infantil, Salomé Recio y Cristina Díaz, el Primer Ciclo tuvo su espacio y presencia.

  Pienso que nuestra presentación no estaba muy en la línea del resto. Apenas con cuatro meses de andadura, no podíamos compartir un gran proyecto usando la PDI.

  Sí tenía un fin claro, un mensaje a trasmitir. Imprescindible empezar en Infantil, base de todos los procesos cognoscitivos, imprescindible fundamentar su uso en principios de desarrollo fisiológico, psicológico y de aprendizaje.

  Cuatro puntos de neurobiología, cuatro puntos de procesos cognoscitivos dieron paso a la descripción de cuál ha sido el proceso que hemos seguido hasta dar el salto que Escuela enREDada propone entre sus puntos programáticos, el inicio de la alfabetización de niños de uno y dos años en el lenguaje de las TIC.

  De la mano de una mujer que tantas veces nos ha servido de estímulo, soporte y ayuda, Lara Romero, que hizo hincapié en que la formación que precisamos como docentes para el manejo de la PDI, no es indistinta, sólo nos sirve una, la que es capaz de aunar conocimiento de la herramienta y principios pedagógicos, con el objetivo de que con su uso se optimice la praxis educativa.

  Embutida en mi vestido, intencionadamente elegido para la ocasión (en noviembre, en mi primera visita al CITA, me temblaba cual hoja al viento) Esta vez, no iba a consentir que se desmandase. Tomo aliento y digo lo que venía a compartir (en el vídeo falta un trocito, gages de grabación casera):

  • Desvalimiento y potencialidad, es lo que tenemos en nuestras manos con la vida de cada uno de nuestros alumnos en el Primer Ciclo.
  • Es el aprendizaje la fuerza que moldea, es la educación la que transforma al niño en sujeto capaz de dar respuestas adaptativas a sí mismo, a su entorno y a sus iguales.
  • El uso educativo de la PDI debe estar fundamentado en el estilo cognitivo del niño, atendiendo a sus procesos de percepción, atención, memoria, imaginación, afectividad, motilidad, impulsividad  y de destrezas motoras ¡Cuidado con los tiempos y las cualidades de los estímulos! ¡Cuidemos la dosis!
  • Consideramos el uso con finalidad didáctica de la PDI, un aliado del aprendizaje, integrado en el currículo que eleva la calidad educativa de las actividades.
  • El uso de la PDI en Escuela enREDada tiene carácter colaborativo, es herramienta para las familias, compañeros docentes y alumnos.

  Sólo me resta decir que el encuentro es una gran oportunidad para los docentes para compartir sus experiencias, intercambiar opinión e información pero quiero resaltar la calidez humana que en las dos ocasiones he sentido.

  Por todo, por ser tan especiales, nuestro agradecimiento para todos los compañeros y especialmente para José Luis y María.

  Gracias. Un abrazo grande para todos.

Anuncios