Etiquetas

,


  Érase una vez una profesora, guapa, morena, con los ojos como estrellas… No, no penséis que era una princesa, era un hada.

  Le gustaban mucho los niños, los grandes, los pequeños y por eso siempre estaba muy, pero que muy atenta a todo lo que decían y sentían.

  Como era un hada tenía poderes mágicos, veía el futuro y esto en vez de proporcionarle alegría, le hacía sentir un terrible desconsuelo. Sus chicos, el bien más preciado, tenían un futuro incierto.

  Apenada pero nunca resignada se puso a pensar y pensar cuál era la manera de cambiar el rumbo a sus visiones tristes.

  Como era un hada muy moderna, rápidamente, cogió su iPad, su varita y pronunció las palabras mágicas “Por la fuerza de Prezi, con la magia de los cuentos, con el poder que provoca la lectura, que mis chicos sean lectores PREZIpitados siempre”

  ¿Y sabéis por qué confiaba tanto el hada en la lectura? Porque ella que todo lo veía sabía que sólo con ella, los niños podrían cambiar su destino…

  Yo, hoy, os dejo en el blog, un poquito de esa pócima mágica que todo lo puede. Creo que le puso también unos gramos de cariño y unos gramos de ilusión y alguien me ha contado que como es de las nuestras, perseguidora de utopías, pues unos gramos de pasión

  Se llama Estrella, el hada de la que os he hablado. Desde que la hemos recibido estamos… vaya, se me queda corto este idioma nuestro 🙂

  ¡Otra manera de leer, otra manera de aprender, otra manera de ser!

  ¡Muchas gracias Estrella!

NOTA: Estrella no he podido esperar para publicarlo, pero lo prometido es deuda y en breve compartiré las caras de los niños con un Hansel y Gretel que tanto recurso educativo aúna. No me perdonaría que no pudieras disfrutar de la magia de tu obra en nuestros chicos.

  Un beso.

Anuncios